A la hora de escoger la placa para la cocina son tantas las opciones como los gustos, pero ¿qué debo tener en cuenta? Entre las cuestiones más importantes: uso, funcionalidad, diseño, seguridad, eficiencia…

¿Qué uso le vas a dar a tu cocina?

Si eres un cocinillas y te encanta pasar tiempo tras los fogones para ti son las cocinas de gas. Su calor es rápido y económico. Su diseño ofrece estabilidad y estilo con nuevas combinaciones de cristal y parrillas de hierro. Además, se incorporan ahora sistemas de seguridad en quemadores y paso de gas, para evitar fugas. Y pueden funcionar con gas natural o gas butano.

¿Buscas funcionalidad y eficiencia?

Para ti son las placas de inducción. El funcionamiento de estas parte de una bobina que genera un campo electromagnético a través del cual se produce el calor. Un calor más eficiente pues consume menos. Además, con ellas podemos evitar quemaduras, pues el calor desaparece siempre que no haya un recipiente sobre ella.

¿Lo tuyo es la sencillez, sin olvidar el estilo?

Si lo que necesitas es una placa sencilla, con un coste más bajo, pero sin olvidar el estilo, lo tuyo es la placa vitrocerámica. Su funcionamiento parte de una resistencia metálica, por ello consume más energía eléctrica. Su superficie es más práctica para la limpieza, pues es lisa y uniforme. Y, en su diseño suelen incluirse distintas medidas, con anillos para ajustarse a los tamaños de los distintos recipientes.

Si vas a escoger una cocina recuerda que en Cocinas Rey encontrarás los diseños y estilos que buscaba. Además, nuestros profesionales te guiarán para la selección de los electrodomésticos que más se ajustan a tus necesidades.